Recent Posts

sábado, 14 de junio de 2014

Baldoseros: Stan Collymore

Compartir & Comentar


Surgido cuando el viejo fútbol británico -ese de los hooligans, los pubs y los jugadores desdentados- estaba perdiendo su lugar ante la cool Premier League –esa de los magnates rusos, las modelos en la platea y los pobres viendo los partidos sólo por Sky Satelital- Stan Collymore irrumpió con la fuerza de un cometa y se diluyó cual pedito de vieja tirado en Navidad a las 6 de la mañana, cuando los vecinos duermen y ya se fue hasta la última tía. En el medio, una carrera errante y llena de escándalos patéticos que no llegó a dar lástima por tratarse de un cultor de la buena vida. Aquí, su recuerdo…

Nacido el 22 de enero de 1971, Stanley Victor Collymore sorprendió como un delantero rápido y con gol en el ascenso pirata, luciendo las camisetas de Crystal Palace y Southend United lo cual le valió, en 1993, el pase al Nottingham Forest, por entonces un equipo clásico de la Premier League. Allí se vio su mejor versión pero también sus primeros escándalos, casi siempre por las mismas y únicas razones por las cuales se pelea todo ser humano (?): mujeres, alcohol y racismo.

A mediados de 1995 se convirtió en el traspaso record de Inglaterra cuando el Liverpool puso 8, 5 millones de dólares para comprar su ficha. Los medios ingleses, siempre tan ávidos por inventar ángeles y luego bajarlos de un gomerazo, lo convirtieron casi en un rock star; Terry Venables lo convocó para jugar dos amistosos de cara a la Euro ´96 (contra Japón y Brasil) y hasta apareció en el PC Futbol 4.0 español como uno de los jugadores ocultos del resto de mundo, de esos que nadie conocía y marcaban la diferencia, a la par de ¡El Leche La Paglia!

Sin embargo, su constante aparición en los medios con diferentes modelos, sus faltazos a los entrenamientos por quedarse dormido tras largas noches de bares y la aparición de Michael Owen -tanto en Liverpool como en Inglaterra- le hicieron perder terreno y consideración de manera definitiva. A mediados de 1997 jugó su tercer y último encuentro para su Selección –por Eliminatorias ante Moldavia- y luego el club de The Beatles (?) se lo sacó de encima vendiéndolo al Aston Villa por dos mangos. Ahí apareció un nuevo compañero en la vida de Collymore: la depresión.
A pesar de eso, Collymore se llevó todos los titulares de los diarios del 10 de junio de 1998 cuando, en Francia, Brasil venció a Escocia por 2 a 1 en la Apertura de aquel Mundial ¿De qué manera? Tras desfigurarle la cara a patadas a su novia, la famosa modelo y presentadora de TV Ulrika Jonsson, en un bar parisino. Al parecer, la chica estaba haciendo notas subidas de cachondeo (?) con algunos polleritas lo cual desató la ira y la furia del delantero, quien fue expulsado instantáneamente de la tierra del Inspector Clouseau…

Tras aquel lío, el delantero continuó fantasmeando en Fulham (6 partidos), Leicester (11 partidos) y Bradford (7 encuentros). En enero de 2001, Radomir Antic le dio una chance de resurgir llevándolo al Oviedo de España, donde lo recibieron 1500 personas, jugó apenas 3 partidos y se retiró a las 5 semanas. Con 30 años recién cumplidos, uno de los fiascos más grandes de la historia del fútbol inglés estaba consumado.

Tras estar un par años sumido en la depresión e intentar llamar la atención al declarase adicto al “dogging” -que consiste en tener sexo en la vía pública con desconocidos- la mejor versión de Collymore se vio en la película “Bajos Instintos 2” de 2006, donde interpretó a un ex futbolista que le daba un gran momento de "dedo loco (?)" a Sharon Stone hasta morir, dándole inicio a la trama del film. Tantos años de escándalos, al fin dieron rédito. Y del bueno…
Hoy por hoy, el moreno continúa acumulando escándalos, como contar paso a paso su depresión y búsqueda del suicidio por Twitter, escribir por el mismo medio: “Las Malvinas no eran de nadie. Nosotros las robamos como solemos hacer. Que gloria, que triunfo. Una jodida isla con ovejas. Reine Britania” o invitar a boxear a los oyentes de su programa de radio. Después de todo, como dijo el periodista John Carlin: “Si conoces a Stan Collymore, Paul Gascoigne te parecerá un Bobby Charlton cualquiera. Un caballero. Un implacable profesional”. Auque no lo sabíamos, Lumilagro tiene su filial inglesa…
Tags: , , , ,

Publicado por

Seguinos también en Twitter: @enunabaldosa.

9 comentarios:

  1. Me acuerdo de este fantasma! Un rapidito bastante hábil pero le gustaba la joda mas que al Gazza y Best juntos! Terrible HDP al hacerle eso a la novia.. Yo la quemaría (?)

    ResponderEliminar
  2. Humo en cantidades industriales aunque creo que el "dedo loco" a las Stone lo inmuniza de la baldosa

    ResponderEliminar
  3. GAMBOA HACETE ORTEAR !!

    ResponderEliminar
  4. Salvo lo de la novia (que encima era un caño), en el resto lo banco en todo...Típico personaje pintoreso british que sepultó la Premier careta (?)

    ResponderEliminar
  5. hay que estar demente para cagar a tu novia a patadas - por mas puta que sea (?). loquito querible este, y groso baldosa de verdad. aunque las Falklands quedaron igual Falklands y ademas Bajos instintos 2 fue un bodrio... eso si, si le hizo el dedo loco de verdad y no actuado, es un genio de genios...
    concuerdo agus, la premier careta mato a todos estos buenos (?) tipos... ah, y Owen termino siendo una mentira tambien...

    ResponderEliminar
  6. La historia del tomuer éste con Ulrika me recordó al hit de Prodigy (otros fantasmas): Smack my bitch up, o sea, fajar a mi puta.

    ResponderEliminar
  7. Por si no se acuerdan, o no lo vieron: http://vimeo.com/44561183

    ResponderEliminar
  8. Lo tenia en el championship manager 93(creo) en el southend, se cansaba de hacer goles...

    ResponderEliminar

 
Copyright © Mundial Baldosero | Diseño: Templateism.com