Recent Posts

miércoles, 7 de mayo de 2014

Baldoseros: Ripke, el jugador fantasma (1986)

Compartir & Comentar


No gozó de la popularidad de Maradona, Valdano y Burruchaga, es cierto. Pero Gustavo Ripke también fue un futbolista que dio la vuelta olímpica en México 1986. Los libros y las frías estadísticas quizás no lo registren como un integrante de la Selección nacional, por eso es nuestro deber contar esta historia: la del jugador fanstama.
   

Gustavo Jorge Ripke no fue un improvisado ni mucho menos. Nacido en Santa Fe, se formó como volante por derecha en Boca Juniors y actuó con bastante regularidad en la Primera División de Colón de Santa Fe (94 partidos y 9 goles, entre 1971 y 1973). Antes, se había destacado como goleador en Arsenal de Lavallol (15 partidos y 10 goles en 1967) en el ascenso, donde también vistió los colores de Los Andes (20 partidos y 3 goles en 1975) y Aldosivi de Mar del Plata, ciudad a la que representó en el viejo Torneo Argentino, consagrándose campeón de 1970, luego de vencer a Mendoza en la final.

Ya retirado, Ripke siguió viviendo el fútbol de forma intensa, aunque ya en su rol de hincha. ¿Y cómo es que entonces llegó a alzar la Copa del Mundo con la camiseta argentina? Él mismo lo contó en un concurso de fotos que realizó hace unos años el blog fabio.com.ar.


  
Pasculli, Maradona y la Copa

"Yo tuve una fractura de tibia y peroné, la cual me impidió seguir jugando al fútbol. Lo consideré la mayor frustración de mi vida, pero haber dado la vuelta llevando la Copa del Mundo junto al más grande, me compensó; la vida y el fútbol no me deben nada. 

Como recordarán, el resultado del partido fue muy cambiante. Cuando hizo el gol Burruchaga, pensé en saltar al campo de juego y hacerme pasar por un jugador, porque tenía puesta camiseta, pantalón y medias de la Selección, pero logré controlarme. 

Eso sí, cuando Arpi hizo sonar el silbato, atravesé las plateas, salté un foso de 3 metros de ancho y comencé a correr. Incluso salté unos pupitres de periodistas que estaban detrás del arco de Pumpido, para abrazar al Diego. 

Mi sueño se cumplió cuando pude llevar la Copa en forma conjunta con Maradona, él con su mano izquierda y yo con mi derecha (escribo esto y aún hoy se me pone la piel de “ave” ja!). 

Además les comento que, para todos los demás era yo un jugador de la Selección Argentina, es así que conseguí llegar hasta los vestuarios y en ese momento hubiera pagado cualquier dinero para obtener un foto, pero todavía no habían permitido el ingreso de los periodistas o fotógrafos. Así fue que tuve la oportunidad de abrazar, propiamente dentro del vestuario, uno por uno a los jugadores que, segundos antes, habían logrado ser los mejores del Mundo. 

Fue memorable también mi regreso al campo de juego, (ya que no daba para bañarme en los vestuarios..ja! ). Ni bien pisé el césped, todos me venían a abrazar y sacarse fotos conmigo…y la mayoría me preguntaba "Vos quién sos ?"...y yo les respondía "eeeehh! ¿Cómo? ¿no me conocés?", y los dejaba con la duda. 

Después inicié una breve corrida para llegarme hasta las plateas donde habían quedado mis amigos y vi que se había organizado, detrás de mí, una vuelta olímpica. No quieran saber las caras que pusieron mis “seguidores” cuando me puse frente al sector de las plateas y volví a saltar el foso de 3 metros". 


Fíjense en las revistas de la época, busquen entre las fotos de la consagración y ahí lo van a ver. A Gustavo Ripke, el jugador fantasma de México '86.

Tags: , , , , , ,

Publicado por

Seguinos también en Twitter: @enunabaldosa.

1 comentarios:

  1. Ja, me acuerdo que vino el hijo de Ripke a llevarse uno de los premios que ganó en el concurso, estaba contento y hablamos un poco de su viejo, historia memorable de photobomb mundialista

    ResponderEliminar

 
Copyright © Mundial Baldosero | Diseño: Templateism.com