Recent Posts

miércoles, 1 de enero de 2014

Los putos del tablón

Compartir & Comentar
La homofobia es uno de los tópicos más recurrentes en el amplio inventario de las canciones del fútbol argentino y, también, sudamericano. Versos como “a estos putos les tenemos que ganar”, “si sos hincha de Boca, sos un homosexual” y “a los putos de Tigre les gusta la pija” forman parte del ADN futbolero del tablón. Pero… ¿sabía usted que en Brasil fueron un paso más allá y, hace más de 40 años, crearon hinchadas homosexuales? Anotá, Alex Freyre.

Se dice, a veces con razón y otras veces sin saber demasiado, que las torcidas organizadas son una usina de violencia. Pero, claro, también hay hinchas llenos de amor para dar. Uno de los clubes pioneros en eso de tener una barra de putos homosexual fue el Gremio. 

A comienzos de los setenta, un puñado de torcedores del Tricolor que frecuentaban el boliche Coliseu formaron la Coligay. Sin demasiada aceptación dentro de la institución gaúcha, rara vez los dirigentes se expresaron en contra de las constantes agresiones que sus integrantes sufrían fuera en el estadio Olímpico de Porto Alegre o en los partidos de visitante. Incluso, algunos miembros de la Coligay llegaron a aprender karate para defenderse de los violentos ataques.

Desde su creación, esta torcida llamó la atención de la prensa porque, a diferencia de las barras tradicionales, no paraban de alentar durante todo el partido, aunque el resultado fuera adverso. "Íbamos a la cancha y notábamos que la barra solo gritaba en los goles y en las situaciones de peligro", decía por aquella época Volmar Santos, uno de los referentes de la Coligay.

Con el paso del tiempo, identificarlos fue una tarea más que sencilla. A los tambores ruidosos, su marca característica, les sumaron graciosas coreografías en las que meneaban y sacaban pechito (!) y cuando algún ataque de los rivales terminaba en las manos del arquero tricolor o se iba a la tribuna juntaban sus palmas y pegaban unos gritos agudos de emoción que retumbaban por todo Porto Alegre.

Con la llegada de los años ochenta y el frenético avance del SIDA la Coligay fue desapareciendo de las arquibancadas del estadio Olímpico. A fines de esa década, algunos integrantes de aquel grupo intentaron recuperar su lugar en el tablón, pero todo quedó en nada.
Tags: , ,

Publicado por

Seguinos también en Twitter: @enunabaldosa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright © Mundial Baldosero | Diseño: Templateism.com