Recent Posts

jueves, 13 de junio de 2013

Amor a la guita: Tchité, 4 nacionalidades y ninguna flor

Compartir & Comentar


Hoy abrimos la inefable Wikipedia de Niembro para contar la historia de vida de Mohammed Tchité, un delantero universal que tiene un gran problema: no sabe decir que no. Repasemos su historia.  

Memé, como lo llaman sus amigos, nació el 31 de enero de 1984 en la ciudad de Buymbura. ¿Dónde queda eso? En Burundi, país africano donde Tchité dio sus primeros pasos como futbolista profesional, en el club Prince Louis. 

A pasta base de buenos rendimientos y goles, el atacante fue convocado para la selección juvenil burundesa. Sin dudarlo, dijo que sí y defendió los colores verde, rojo y blanco de su bandera. 

En el 2002, mientras el pueblo futbolero estaba pendiente de lo que sucedía en el Mundial de Corea y Japón, a Memé lo llamaron del Mukura Victory Sports de Ruanda. No era Europa ni mucho menos, pero era la posibilidad de volver al país limítrofe donde había vivido y jugado a la pelota durante su adolescencia. Tchité ni lo pensó y agarró viaje. Total, ¿qué podía pasar? 

Lo que pasó fue un ofrecimiento por parte de la federación para que formase parte de la selección de Ruanda. Tchité lo evaluó unos segundos y dijo: "Y daaaale". Entonces, se nacionalizó ruandés. Siendo menor de 21 años, el reglamento de la FIFA lo amparaba. 

Una temporada en el fútbol de ese país lo catapultó a la liga belga, donde cautivó a propios y extraños con goles y peinados raros. Además, hizo historia al convertirse en el primer futbolista en ponerse las camisetas de los 3 equipos grandes: Standard Lieja (2002 a 2006 y 2010 a 2012), Anderlecht (2006/07) y Brujas (desde 2012). Triplecamiseta, pero no sólo a nivel clubes. 

En su paso por el fútbol español, donde actuó para el Racing de Santander (2007 a 2010), Mohammed Tchité pidió, casi a los gritos, una convocatoria a la selección...¡de Bélgica! Es que, con su flamante nacionalidad belga, se moría por defender los colores de su primer segundo tercer país. 

Fue así como el técnico de el seleccionado rojo, René Vandereycken, lo convocó para una serie de partidos. La alegría de Tchité, sin embargo, duraría poco. 

La FIFA, enterada de la situación, revisó detalladamente el historial del jugador y descubrió que había estado habilitado para jugar en dos selecciones. La de Burundi y la de Ruanda. Con la primera, sólo había actuado en la sub 20. Con la segunda, ni si quiera había jugado, pero sí se había nacionalizado para estar disponible. ¿Conclusión? Le prohibieron representar a Bélgica, bajándole la ilusión de un hondazo. 

Desde entonces, Memé se ha mantenido firme en la postura de no volver a jugar para ninguna selección, ni siquiera para la que está autorizado. Y ojo, porque también tiene la nacionalidad congoleña gracias a su madre. No vaya a ser cosa que un día de estos se tiente...
Tags: , , , , , , , , ,

Publicado por

Seguinos también en Twitter: @enunabaldosa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Copyright © Mundial Baldosero | Diseño: Templateism.com