Recent Posts

viernes, 22 de febrero de 2013

Em Uma Lajota: Keirrison

Compartir & Comentar
 

Keirrison de Souza Carneiro (Keirrison)

A esta altura del partido, ya hay un par de certezas sobre los brasileños: son todos una manga de putos son fanáticos de los nombres excéntricos. Al mismo nivel del ya homenajeado Creedence Clearwater Couto y Allan Dellon, Keirrison de Souza Carneiro, también atacante de profesión, forma parte de ese selecto club de futbolistas con denominaciones estrambóticas. 

Nacido en diciembre de 1988 en Dourados, una localidad de Mato Grosso do Sul, estado ubicado en el Centro-Oeste de Brasil, y bautizado con un mix entre Keith Richards, guitarrista de los Rolling Stones, y Jim Morrison, cantante de The Doors, Keirrison dio sus primeros pasos como delantero en el Clube Esportivo Nova Esperança (CENE), equipo que pertenece a la Iglesia de la Unificación del polémico Guillermo Moreno reverendo Moon, fallecido hace algunos meses. 

 Se ve que ahí estaba cómodo, porque salió de su tierra natal recién a los 17, cuando se incorporó al Coritiba (2005 a 2008), un club acostumbrado a pelear en la mitad de tabla, pero que en esa época estaba en segunda división. A comienzos de 2006, después de haber disputado la Copa São Paulo de juveniles y algunas fechas del campeonato paranaense, una grave lesión en los ligamentos de la rodilla derecha, por la que tuvo que ser operado dos veces, lo marginó de la temporada. 

Ya recuperado, en 2007 comenzó a demostrar que la cosa iba en serio. Fue el goleador del Coxa en el estadual y una de las piezas fundamentales del plantel que logró el ascenso a Primera división, gracias a los 12 tantos que marcó en la Serie B. Es más, en diciembre Dunga lo convocó para disputar un amistoso de la selección brasileña que se preparaba para los Juegos Olímpicos de 2008. Ese duelo ante un combinado de estrellas de la Serie A fue la primera y última vez que vistió la verdeamarelha. 

Envalentonado por el buen rendimiento que había mostrado los años anteriores, encaró 2008 para romperla. Y así fue. En el primer semestre, Coritiba se quedó con el campeonato paranaense y Keirrison fue el máximo anotador (perforó las redes (?) 18 veces) y figura del torneo. Durante la segunda parte mantuvo el nivel y terminó la temporada como uno de los artilleros del Brasileirão con 21 goles, al igual que Kleber Pereira y Washington. En el certamen nacional la rompió en los partidos contra Santos (al que le hizo siete en dos choques). Para esa altura, al mejor estilo CR7, RFM9 o MR7, ya le decían K9 y había convertido en 65 ocasiones en poco más de 120 encuentros. Con ese promedio envidiable, no faltaba mucho tiempo para que terminara jugando en unos de los equipos grandes de Brasil. Era cuestión de días. 

Fue Palmeiras, justamente el club que lo había buscado en 2008, el destino que la empresa Traffic, dueña de sus derechos federativos, eligió para foguear a K9. El arranque fue demoledor. En su debut ante Mogi Mirim, por ejemplo, convirtió por duplicado. En el Paulistão de 2009 marcó 13 veces y tenía condiciones para ser ídolo del Verdão, pero todo se desvaneció pronto... Sus buenas actuaciones tanto en el torneo local como en la Copa Libertadores, donde Palmeiras fue eliminado en cuartos de final por Nacional de Montevideo, lo pusieron en boca de todos. Los hinchas lo pedían de nuevo para la selección y los clubes más importantes del exterior apuntaron los ojos a aquel pibe de apenas 20 años, que estaba viviendo en un cuento de hadas (?).

Apenas cinco meses después de su llegada, Barcelona (2009) puso sobre la mesa 15 millones de euros (más de 40 millones de reales brasileños) y se lo llevó junto al defensor Henrique. 

Vanderlei Luxemburgo, por aquel entonces técnico del Verdão, se quejó públicamente y lo rajaron al día siguiente. En pocas horas, Palmeiras se quedó sin entrenador (luego pasaría sin pena ni gloria Muricy Ramalho, que venía de ganar todo con el São Paulo) y su máxima figura, que llevaba nada menos que 24 goles en solo 35 partidos (a los 13 tantos del estadual le sumó 6 por Copa Libertadores y 5 en las primeras fechas del torneo nacional). Como el Barcelona lo compró como una apuesta a futuro (lo presentaron como el nuevo Romário), y sin lugar en el plantel profesional blaugrana por el cupo de extranjeros, lo mandaron a préstamo, con opción, al Benfica portugués (2009). Pero claro, adelante tenía a atacantes de primer nivel como Javier Saviola, el paraguayo Tacuara Cardozo, Nuno Gomes, entre otros, y se le hizo muy difícil jugar. 

En un semestre entró a la cancha apenas siete veces y tuvo que partir a otras tierras para encontrar oportunidades. La Fiorentina italiana le abrió las puertas en enero de 2010 para ocupar el lugar del rumano Adrian Mutu, suspendido provisoriamente por gediento doping positivo. En 12 partidos marcó dos goles, uno a Lazio en su debut y otro al Inter. Sin embargo, su rendimiento no alcanzó las expectativas del equipo violeta, que en junio rompió el contrato que lo vinculaba por dos años. En declive, y solo doce meses después de haber abandonado Palmeiras por la puerta de atrás, volvió a São Paulo para vestir la camiseta de otro grande brasileño: Santos (2010). Llegó en silencio y fue suplente durante casi toda la temporada. Al menos, formó parte del plantel que ganó la Copa Libertadores, de la mano de Neymar y Paulo Henrique Ganso. 

A mediados de 2011 retornó a Barcelona, que le puso un moño en la cabeza y lo devolvió a Brasil con la misma velocidad que lo habían contratado. Cruzeiro se interesó en el jugador, pero como el período de transferencias internacionales ya estaba cerrado le pidió a Santos que renovara el préstamo para después poder transferirlo entre clubes brasileños.

El amor se terminó súbitamente cuando después de 8 juegos con la camiseta azul, Keirrison convirtió apenas una vez. Cuando ya se vislumbraba que no formaría parte de los planes del Raposa para 2012 (ni siquiera era convocado para los últimos enfrentamientos del Brasileirão 2011), en un entrenamiento sufrió una grave lesión en los meniscos y otra en el ligamento cruzado de la rodilla derecha, por lo que se tuvo que quedar en el conjunto de Belo Horizonte mientras se recuperaba. 

En marzo del año pasado dejó Cruzeiro y regresó a préstamo por dos temporadas al club que lo vio triunfar, Coritiba (2012). En agosto, sin haber debutado todavía y mientras terminaba de ponerse a punto físicamente, se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha por tercera vez en su carrera, por lo que tuvo que pasar otra vez por el quirófano.

Hoy, mientras intenta salir de la cama sin partirse al medio, sueña con jugar la Copa del Mundo en 2014. Total, no cuesta nada.
Tags: , , , ,

Publicado por

Seguinos también en Twitter: @enunabaldosa.

2 comentarios:

  1. Me mata la foto "album de la década del 60"

    ResponderEliminar
  2. Mientras trata de salir de la cama sin psrtirse al medio.. frase épica

    ResponderEliminar

 
Copyright © Mundial Baldosero | Diseño: Templateism.com