Recent Posts

miércoles, 27 de febrero de 2013

El día que Ronaldinho pisó Sarandí

Compartir & Comentar

Es la mañana del martes 26 de febrero de 2013. Lo dice el calendario de mi computadora. Ahí mismo arranco la clásica recorrida por diarios y sitios informativos, hasta que me entero de algo que hasta ese momento no me había llegado con demasiado impacto: Arsenal de Sarandí enfrenta esta noche al Atlético Mineiro de Ronaldinho.

Se me agrandan los ojos, más que al mismísimo diez brasileño. El partido es hoy y a pocas cuadras de la casa donde vivo desde hace apenas una semana. Esto es Disney, pienso. Y comienzo a planear la noche, mientras intento trazar, imaginariamente, una línea histórica donde el Arse y Dinho van por caminos muy distintos, hasta que un día se chocan. 

En 1980 nace, en la ciudad de Porto Alegre, Ronaldo de Assis Moreira, luego conocido como Ronaldinho Gaúcho o simplemente Ronaldinho. Ese mismo año, Arsenal, con su joven promesa Jorge Burruchaga, finaliza 14º en el viejo torneo de la Primera B, muy lejos del campeón, Sarmiento de Junín. 

En 1988 Ronaldinho pierde trágicamente a su padre, Joao, quien le había inculcado el amor al fútbol. Por entonces, Arsenal milita en la tercera división, tras haber perdido la categoría 4 años antes. 

Ya en 1998 Ronaldinho debuta oficialmente con la camiseta del Gremio, tras haber sido campeón y figura del Mundial Sub 17 con la selección brasileña. En simultáneo, Arsenal realiza un gran torneo en el Nacional B, accediendo al año siguiente al cuadrangular final, junto a Atlético Tucumán, Instituto de Córdoba y Chacarita. Estos dos últimos se quedarían con los ascensos a Primera División. 



Ambos disfrutan de la gloria en el 2002. Ronaldinho, figura en el PSG de Francia, participa de su primera Copa del Mundo de mayores con Brasil  y se consagra campeón. Ese mismo año, Arsenal asciende por primera vez en su historia a la máxima categoría, tras vencer en las finales a Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay.

En el 2006 Ronaldinho era, considerado por la mayoría, como el mejor jugador del mundo. No era para menos, ya que con el Barsa había hecho cosas increíbles, al margen de los títulos. No lo pudo plasmar en el Mundial de Alemania, quedando opacado y eliminado por Zinedine Zidane. Arsenal, por su parte, finaliza 15º en el Clausura, con jugadores como Sekagya, Yacuzzi, Raymonda, Hirsig y Víctor Píriz Alvez.

La curva descendente del brasileño se empieza a notar en 2008, cuando Guardiola se hace cargo del Barcelona y lo limpia. El Milan contrata a Ronaldinho, pero su rendimiento no es el deseado. Mientras tanto, Arsenal conquista la ¡Copa Suruga Bank! y protagoniza papelones en la Libertadores, comiéndose 6 goles con Fluminense y 6 goles con la Liga de Quito.

Ignorado por el técnico Dunga, Ronaldinho no es convocado al Mundial de Sudáfrica 2010. Arsenal, al mismo tiempo, termina 18º en el Clausura y compromete su promedio, quedando cerca de los descendidos.

En el 2012 Ronaldinho pasa al Atlético Mineiro, luego de haber actuado más de una temporada en el Flamengo. En el fútbol argentino, ese mismo año, se produce el acabose (?): Arsenal campeón de Primera División.

Para que Ronaldinho y Arsenal se cruzaran, Julio Grondona tuvo que ayudar muchísimo a uno de los dos, pero no vamos a decir a cuál (?).

Volvemos al 26 de febrero de 2013, ahora es de noche. Las calles de Sarandí son oscuras, pero no tan fuleras como la fama indica. Allá al fondo hay luces de estadio que contrastan bastante con el paisaje de casas apiñadas, una casi encima de la otra. Se respira fútbol, pero ni a palos Copa Libertadores.

Donde no se apiña la gente es en las tribunas. Está Ronaldinho, sí, pero no deja de ser Arsenal, un club de barrio en cuyo estadio todavía rebotan las cargadas por el último clásico entre Racing e Independiente. Muchos de los que están ahí son de uno o de otro. Y también del Arse.

El diez de los brasileños, mientras tanto, juega parado. Casi como un volante central sin obligación de marcar. En una de sus primeras intervenciones mete un pase gol impecable. Después erra varios más, pero se le nota la categoría. Ni hablar en el segundo tiempo, cuando comanda a su equipo a una indiscutible victoria por 5 a 2. Cerca del final Braghieri le comete una infracción merecedora de cárcel, ni siquiera para tarjeta roja. No le sacan ni amarilla.

Golpeado y todo, Dinho, el pibe de los ojos y dientes grandes, el que levantó la Copa del Mundo, el que fue el Messi del Barsa antes que Messi, estrella un penal en el travesaño. Anticipo de lo que vendrá. Hubo magia en Sarandí, pero más habrá en Cocodrilo.

Tags: , , , , ,

Publicado por

Seguinos también en Twitter: @enunabaldosa.

7 comentarios:

  1. "...Donde no se apiña la gente es en las tribunas..." mentira, había un montón de gente y muchas, muchisimas, casacas del Arse.

    ResponderEliminar
  2. llevo mas gente el meneiro que arsenal jajaja

    ResponderEliminar
  3. que linda historia, me emocione cuando chocan los momentos bajos de ronaldinho y arsenal -1988- y cuando coinciden en los buenos despues de la mano de Grondona. Peliculón!

    ResponderEliminar

 
Copyright © Mundial Baldosero | Diseño: Templateism.com