Recent Posts

lunes, 3 de diciembre de 2012

Em Uma Lajota: Adriano Gabiru

Compartir & Comentar
 
Adriano Gabiru

"Todo pueblo tiene su Claudio Benetti, su Matías Arce, héroes efímeros con quince minutos de fama que con el paso del tiempo se hundieron en el mar de las intrascendecia". No, no lo dijo el general Perón cuando bajó del avión en Morón en 1973 antes de los tiros. Adriano Gabiru, alguna vez bastardeado y puteado por la hinchada de su propio equipo, fue el tipo más querido de Río Grande do Sul (o al menos de la mitad) por una noche.

Surgido de las inferiores del CSA de Alagoas -aquel que alguna vez definió (y perdió) la importantísima Copa Conmebol ante Talleres de Córdoba-, este enganche se hizo conocido con los colores de Atlético Paranaense, donde jugó de manera intermitente entre 1998 y 2005 y ganó cuatro campeonatos estaduales y el Brasileirão de 2001. En el medio, tuvo pasos por el Olympique de Marsella francés (firmó un contrato por cuatro años, pero apenas estuvo seis meses en 2000) y el Cruzeiro (2004/05).

Su buen desempeño en el rojinegro le valió la convocatoria a la selección Sub 23 de Brasil que disputó el Preolímpico de Londrina a comienzos de 2000. También tuvo un breve paso por la mayor que fue un fiasco en la Copa de las Confederaciones en 2003. En ese torneo, en el que Carlos Alberto Parreira improvisó un mix entre titulares y inventos como Maurinho, Fábio Luciano, Gil e Illan, jugó un rato ante Camerún y, claro está, jamás volvería a vestir la camiseta de la Canarinha.

En 2006, Internacional de Porto Alegre tenía una agenda plagada de competiciones y necesitaba un plantel amplio para enfrentar tantos torneos: el estadual gaúcho y la Libertadores en el primer semestre y las 38 fechas del Brasileirão en la segunda parte del año. Adriano Gabiru se sumó al Colorado con la esperanza de sumar minutos en campo y con cierta chapa de jugador rendidor.

Pero las cosas no salieron bien de arranque y más de una vez la torcida le solicitó al técnico de aquel entonces, Abel Braga -que lo había pedido y lo había llevado al fútbol francés porque lo conocía del Paranaense-, que no lo pusiera ni en el banco. Se sabe que en Porto Alegre se vive el fútbol casi como en Argentina, pero pocos creían que podían copiar el pedido de los hinchas de Huracán con Fernando Ávalos.

Ese año, Inter se quedó con la Libertadores por primera vez en su historia y debió enfrentar nada más y nada menos que al Barcelona en la final del Mundial de Clubes. Por esas vueltas que tiene el fútbol, Gabiru, puteado hasta el hartazgo durante toda la temporada, reemplazó a Fernardão, ídolo eterno del Colorado y actual entrenador del equipo, a los 31 minutos del segundo tiempo del partido definitorio.
Apenas cinco minutos después, y mientras millones de brasileños seguramente puteaban por lo bajo, Gabiru recibió un pase de Pedro Iarley y marcó el único gol del encuentro. Inter fue campeón del mundo y Adriano, en un abrir y cerrar de ojos, pasó a la inmortalidad. Se consagró ídolo de la gente y metió un LTA más grande que el propio territorio brasileño.

Después de un primer semestre de 2007 flojo en la deportivo (aunque ya nadie se animaba a putearlo) y tras la salida de Abel Braga, pasó a préstamo a Figueirense, pero no estuvo mucho tiempo. Meses después se sumó a Sport Recife, aunque corrió la misma (mala) suerte.

Volvió a Internacional en 2008 pero pasó dos meses entrenando separado del grupo principal por decisión de Abel Braga (que había vuelto al equipo del que lo habían echado cuatro meses atrás) y ahí se dio cuenta de que tendría que salir a buscar oportunidades en otro lado, lejos de Porto Alegre. Apareció en Goiás, donde jugó durante buena parte de 2008.

Desde entonces se convirtió en una hormiga viajera, deambulando por clubes de escasa reputación del interior de Brasil: pasó por Guaraní (2009, donde consiguió el ascenso), Mixto de Mato Grosso (2010), Corinthians Paranaense (2011), CSA (2012) y desde junio hasta octubre de este año en Guarany de Bagé, de la tercera división de Río Grande do Sul, donde quedó libre tras disputar 9 partidos en los que no convirtió ningún gol.

Mientras las lesiones se lo permitan, tiene pensado seguir baldoseando en 2013.
Tags: , , ,

Publicado por

Seguinos también en Twitter: @enunabaldosa.

2 comentarios:

  1. muy bueno, eso sí, un detalle: en ningún lado dice en que posición jugaba el muñeco este.
    supongo que delantero, porque entró por fernandao, pero no lo recuerdo

    ResponderEliminar

 
Copyright © Mundial Baldosero | Diseño: Templateism.com